Manifiesto Disruptivo para Podemos Educación

Posted on

Manifiesto disruptivo PODEMOS EDUCACIÓN (Borrador 31 de octubre de 2014, (Para someter a debate en en Plaza Podemos)

“Una de las tareas del educador popular progresista, es tratar de colaborar en el proceso en el cual la debilidad de los oprimidos va transformando en fuerza capaz de transformar la fuerza de los opresores en debilidad, por medio de la comprensión crítica de cómo se dan los conflictos sociales” Paulo Freire.

Este manifiesto nace para ayudar a interrumpir el curso de los acontecimientos que están afectando negativamente a la educación pública y, por ende, a la sociedad en su conjunto. Queremos ayudar a construir un nuevo modelo.

Tres fenómenos abocan a la educación a un proceso disruptivo: el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación; las políticas de crecimiento depredador, que han roto el equilibrio ecológico y amenazan con provocar un colapso, y la crisis generalizada de las ideologías y los modelos económicos que imperaron a lo largo del último siglo. En ese contexto, la Educación se halla ante la encrucijada de dejarse arrastrar o ejercer un papel positivo en el proceso; de dejar que el cambio se dé por sí mismo o influir en él de un modo consciente, para reconducirlo y evitar los efectos negativos que vaticinan los expertos.

A esto se suma un desajuste evidente entre el sistema educativo actual y los cambios socioculturales y económicos que la sociedad ha experimentado en las últimas décadas. Vivimos en el siglo XXI con un sistema educativo que apenas ha cambiado desde principios del siglo XX. El tradicional reparto de funciones educativas entre la familia y la escuela está en crisis, y no se llega a un acuerdo social sobre un nuevo planteamiento. Creemos que la distribución de roles ha de ser más flexible y basarse en el respeto y la colaboración. Para ello no basta con abrir vías legales para que los padres participen en el funcionamiento de los centros (eso ya se hizo y no ha producido cambios sustanciales). Ni una estructura ni una ley cambian la realidad por sí mismas. La sociedad cambia gracias a la cultura que impulsa las acciones de sus individuos. Para que esta transformación sea positiva es imprescindible que las instituciones garanticen la formación de los docentes y de los padres. Esto incluye el acceso de las familias a una educación prenatal fiable y rigurosa, así como un sistema de protección a la infancia que permita la conciliación de la vida familiar y laboral, que ampare a quienes no desean delegar el cuidado de los hijos, en especial durante los tres primeros años. La renta básica sería de gran valor para conseguir este objetivo.

Todo ello obliga a que nos planteemos, lo antes posible, una reforma educativa que vaya más allá de los clásicos cambios de la estructura, los nombres de las materias y los contenidos; de la enésima revisión de las metodologías, los sistemas de evaluación y los procedimientos de acceso y formación de los profesores.

Es necesario un cambio radical, emprender una búsqueda profunda de la raíz de los muchos problemas que aquejan al sistema. Se impone un cambio del modelo o paradigma educativo, entendiendo por tal la forma en que aprenden los niños, jóvenes y adultos. El objetivo de todo este trabajo es conseguir una educación pública y gratuita, laica, emancipadora, adaptativa e inclusiva. Una escuela que integre las diferencias como algo enriquecedor, que cuente con los mecanismos y apoyos necesarios para que todo el alumnado alcance sus objetivos. Una escuela abierta que facilite que los centros se conviertan en verdaderas comunidades de aprendizaje. Una escuela que contemple propuestas pedagógicas centradas en el alumno y lo consideren sujeto activo de su aprendizaje. Que permita y promueva que el alumno aprenda por sí mismo a aprender, a hacer, a ser y a relacionarse y le permita poner en juego todo el potencial de su inteligencia. Sin olvidar ninguna de esas cuatro dimensiones y, en especial, las dos últimas, por la importancia que tienen para su desarrollo personal, emocional y social. Queremos construir un sistema educativo con una formación profesional y una universidad flexibles y accesibles, alejadas de estrechos planteamientos utilitaristas, que garanticen el derecho de todos a adquirir una profesión y ofrezcan facilidades a la hora de regresar a las aulas para enriquecerse tanto a nivel personal como laboral.

En todo el proceso que describimos es fundamental sacar partido de las oportunidades que ofrecen ahora las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Y permita al individuo desarrollarse dentro de una sociedad que comienza a moverse para crear una red de aprendizaje permanente. Esta nueva perspectiva hace necesaria la adquisición de competencias como la resolución de problemas, el tratamiento de la ingente información o cómo aprender permanentemente de otros. La comunidad debe adaptarse para ayudar a sus miembros a afrontar el reto que supone moverse en un espacio de aprendizaje permanente.

También es imprescindible que las administraciones educativas doten a los centros de los recursos necesarios, y que exista un apoyo continuo a las familias con dificultades.

Hay que revisar en profundidad los grandes fines de la educación. Se ha de garantizar un conjunto de objetivos para la recreación de la cultura y la innovación, la convivencia democrática, la construcción de una cultura de paz, el desarrollo personal y la orientación laboral en un mundo en constante cambio. A lo anterior debe sumarse, con carácter urgente y central, la educación en el respeto por el equilibrio de la Naturaleza; un respeto radical, sin excusas ni fisuras.

La finalidad de preparar para la participación ciudadana también debe ser revisada. Incluso en el mejor de los casos (la introducción de Educación para la ciudadanía con la LOE), no se ha pasado de la pretensión de formar al alumnado a la medida de las instituciones. La escuela debe ser un lugar para el aprendizaje de comportamiento democráticos basados en la participación activa, el compromiso solidario y el fomento de las actitudes críticas y de cambio, para mejorar la justicia, la distribución de la riqueza, el respeto por los demás y por planeta que nos alimenta. El vaciado de democracia que está sufriendo España, se explica también por la inexistencia de una verdadera ESCUELA DE DEMOCRACIA.

Lo que en este documento se propone parte de la constatación de que el sistema educativo español, salvando algunas diferencias de profundidad entre las distintas comunidades autónomas, se encuentra en un estado de abandono y de falta de dirección. Una situación a la que se ha llegado por culpa de políticas que ignoran los grandes fines de la Educación y los derechos de las generaciones futuras, que recortan el gasto en perjuicio de la enseñanza pública, y que anteponen el apoyo a la enseñanza privada y el negocio educativo.

Numerosos movimientos y plataformas denuncia desde hace años esta situación (marea verde, soyPública, La Educación que nos une…). PODEMOS coincide con lo esencial de sus objetivos. Es por esto que, en vez de enumerar la lista de sus declaraciones y reivindicaciones, hacemos constar nuestra adhesión formal a las conclusiones y manifiestos públicos de estas organizaciones.

En especial, PODEMOS defiende la gratuidad, equidad, laicismo y democratización de la educación pública. La escuela pública no puede, por definición, ser un espacio privado de negocio, ni de adoctrinamiento ideológico o religioso. La enseñanza privada no debe estar subvencionada por fondos públicos. Por ello exigimos la abolición de la educación concertada.

PODEMOS también se suma a la denuncia de la reforma educativa de la LOMCE, una norma dictada por dogmas de partido y por los interese más rancios de la iglesia católica y de los sectores más reaccionarios de la sociedad.

Ante este diagnóstico de urgencia, PODEMOS considera necesario que la sociedad entera se incorpore de forma activa a ese cambio disruptivo, para que la educación avance en otra dirección.

PODEMOS hace un especial llamamiento al profesorado, a las familias, al alumnado y a todos los agentes sociales a fin de construir una VERDADERA COMUNIDAD EDUCATIVA.

PODEMOS no va a decir cómo hay que hacerlo, no va a dictar los pasos a seguir. PODEMOS manifiesta su confianza en la capacidad de la ciudadanía para, con su conocimiento e intuición, realizar las aportaciones que permitan definir cuáles son los problemas fundamentales, cuáles los más urgentes y cuáles las vía principales para atajarlos. Por ello, PODEMOS se propone hacer dos consultas a la sociedad:

Una consulta A para identificar los problemas más urgentes e importantes de nuestro sistema educativo. Servirá para poner en marcha un amplio conjunto de medidas inmediatas que los solucionen.

Una consulta B para el esbozo de grandes medidas a medio y largo plazo, que conduzcan a la reforma disruptiva y a su consolidación. Esto implicaría que ha sido asumida por la mayoría de la sociedad.

Si PODEMOS gobernara, para la consulta A se dirigiría a todos los miembros de la Comunidad Educativa de todos los centros sin excepción, con la colaboración de los Gobiernos de las Comunidades Autónomas. Buscaría el modo de procesar eficazmente la información recogida, para confeccionar un Plan de Medidas Urgentes de Política Educativa, de carácter estatal, sin perjuidico de los planes territoriales que cada comunidad autónoma pudiera implementar. Para la consulta B, se dirigiría a comités interdisciplinares de expertos organizados al efecto, así como a instituciones representativas. Como resultado final de ambas consultas, se elaboraría una nueva Ley de Educación, que sería sometida a Referéndum.

Para confeccionar el apartado educativo de sus programas electorales, PODEMOS se propone realizar a pequeña escala las dos consultas anteriores. Lo hará lo antes posible y dentro de los medios disponibles. Para la consulta A se tomará una muestra representativa de centros de enseñanza y organizaciones relacionadas con la educación y el empleo. Estará dirigida tanto adultos como a menores. La consulta B se hará a un comité interdisciplinar de expertos cuya composición será publicada y sometida a debate.

Nota final: Este manifiesto NO ES AÚN UN DOCUMENTO OFICIAL DE PODEMOS. Fue realizado por el grupo de trabajo Podemos Disruptivo durante los meses de junio, julio y agosto de 2014. Fue sometido a debate en loomio durante todo el mes de septiembre y corregido en octubre con las aportaciones procedentes de ese debate público.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s